QUIÉN SOY

Encarna Delgado

Terapeuta experta en ayuda y/o crecimiento emocional

“- Y ¿ya has pensado que hacer con el dolor?

¿Con el dolor? Sí.

Le pondré la magia de mi corazón y como si fuera una alquimista, lo transformaré en puro amor.”

Resiliencia, por Encarna Delgado
Parece que fue ayer pero lo cierto es que ya han pasado algunos años que cayó en mis manos un libro de un autor llamado Boris Cyrulnik. Para mí no fue una lectura más de un libro interesante si no la conexión de un aprendizaje revelador, que llenó mi historia de sentido . En su libro, Cyrulnik habla de que existen personas que tienen la gran capacidad de convertir la adversidad de sus vidas en una gran oportunidad de crecimiento personal y aquello que algunos llaman destino como determinismo, no existe. Algo así como un alquimista, sentí. Me gustó, me gustó mucho sus teorías y su concepto de resiliencia. Creo que me enamoré de la esperanza que daba ese concepto porque abría la puerta a que lo imposible era alcanzable. Por entonces, yo estaba estudiando Educación Social en la Facultad de Pedagogía. Mi motivación principal era ayudar a las personas des de la Educación. Así lo he sentido toda mi vida y me he entregado a esa emoción por completo.

Mi primera goma de borrar fue una miga de pan que cogía con devoción de la mano de mi madre y la primera pizarra en la que escribí, el suelo del portal de mi casa. Recuerdo escribir estirada en el suelo con un yeso que recogía de una riera que había cerca de casa. Me pasaba horas dibujando los primeros números, algunas letras y haciendo mil garabatos que luego con un trapo mojado borraba para después, al cabo de un rato, empezar de nuevo. Era una niña tranquila, muy viva y despierta.

Algunas personas dicen que deciden su profesión desde el talento o el interés; en cambio otras creo que es la profesión la que las elije a ellas. Yo estoy en este último grupo. Digo la verdad cuando expreso que siento una gran pasión por lo que hago y como si de un río se tratase me he dejado llevar por la emoción que siento en mi corazón. Así he entregado mi vocación al servicio de las personas y la vida me ha respondido con gran generosidad ofreciéndome muchas experiencias profesionales de gran valor. He tenido la gran fortuna de conocer a muchos profesionales que me han inspirado, la gran suerte de ir a varias universidades en las que me formado; pero puedo decir con gran gratitud que mis grandes maestros han sido mis padres. De mi padre he aprendido el valor de la honestidad y la valentía de la integridad. Es la persona que me ha enseñado a pensar con gran libertad y transparencia. Mi madre me enseñó a hablar con el corazón, a conectar con la bondad del ser humano y a ser pura en mis emociones. Dos personas humildes, buenas y sencillas que con su amor incondicional me han impulsado hacía lo infinito para hacer realidad mis sueños.

Creo en lo imposible. Creo en la Verdad que se siente en el corazón.

Mis padres, mis mejores maestros y la Vida, mi mejor escuela.

  • Psicopedagoga, Colegiada nº 1844 por el Colegio de Pedagogos y Psicopedagogos de Cataluña (COPEC)
  • Educadora Social y Emocional
  • Formadora en Inteligencia Emocional y Social
  • Terapeuta de infancia, adolescencia, personas adultas o familias